lunes, 28 de mayo de 2012

1929 y el Ibex 35 a 2000


Verdaderamente si alguien necesita poner siempre las cosas en perspectiva son los inversores y especuladores. El teorema de regresión es muy útil para el día a día, pero la economía, como el comportamiento humano, no es lineal. Un marco amplio de referencia y conocimiento de la historia es imprescindible para mirar con escepticismo, bordeando el desprecio, ante las expresiones voluntaristas de "esto no puede pasar aquí" o "no puede subir/caer más".

En 2007 cuándo vislumbramos la crisis que se acercaba, comenzamos a estudiar como modelo o referencia episodios anteriores de burbuja y desplome económico y especialmente bursátil. Miramos muchos modelos, pero hubo dos que sirvieron siempre como referencia: Los años '30 y los años '70.

La evolución bursátil del índice Dow Jones en los años '20 y '30 del siglo pasado es una buena ilustración de por que no hay que acostumbrarse a ciertos niveles. Tras subir espectacularmente desde 1921 hasta 1929, el Dow se desplomó desde 381 hasta 198.. rebotó más de un 40% hasta 294, para después seguir hundiéndose hasta 41. El mínimo de 1932 significó una pérdida de casi el 90% respecto a los niveles máximos de la burbuja.


Si el Ibex-35 se comportase de forma parecida, veríamos un desplome desde los máximos de 2007 (16.000) hasta 8.000 o 7.000, seguido de un rebote considerable ¿hasta 12.000 quizás?antes de tocar fondo a una décima parte de los máximos históricos. El mínimo bien podría ser de 1.600 o 1.800.

¿Va a ocurrir esto? Ni idea. Nadie lo sabe y depende mucho de como actúen las autoridades monetarias. Sobre todo los tiempos dependen muchísimo de como los gobiernos y autoridades permitan la liquidación de malas inversiones, inventarios y deudas. Aún no hemos descartado el escenario de los años '70 o una crisis hiperinflacionaria. Lo que es importante es no cerrar la mente a un escenario o unas cifras adversas, como si las malas noticias fuesen a desaparecer por que nos tapemos los ojos. Es infantil y contraproducente. Hay que contemplar los escenarios posibles y tener la estrategia preparada antes de que ocurran.