martes, 8 de mayo de 2012

La rebelión contra las asfixiantes medidas de austeridad...


Con los descalabros electorales y protestas callejeras que estamos viendo por toda Europa, cualquiera que vea las noticias debe pensar que los malvados gobiernos están en manos de un Mr.Burns de turno y que están quitándole el pan de la boca a los pobres y echando a los enfermos de las camas en los hospitales. Por el ruido que hacen los economistas afines a Paul Krugman, es como si hubiésemos vuelto a la prehistoria, con una regresión de los servicios públicos a niveles decimonónicos. 

La realidad es que en España la "austeridad" ni siquiera ha consistido en rebajar el gasto público a niveles de 2007, el punto álgido de la burbuja inmobiliaria, la bolsa y los ingresos del Estado.

Lo voy a repetir por si no ha quedado claro del todo: En 2012 el Estado y las CCAA del Reino de España, tras 4 años de crisis, con 4 millones de parados más, con unos ingresos muchísimo menores... gastarán más de lo que gastaban cuando el Ibex estaba a 16.000 (ahora ronda los 7.000 puntos). Y a eso lo llaman austeridad. Cuando muchas empresas privadas han reducido su plantilla en un tercio y las familias han tenido que hacer grandes sacrificios, la clase política española (en España hay dos veces más políticos profesionales que médicos, policías y bomberos juntos) pone el grito en el cielo porque no les han subido la paga.

Si con esta "austeridad" se tumban gobiernos, no quiero ni pensar lo que pasará cuando los sufridos ahorradores dejen de prestarle a los manirrotos gobiernos Europeos y estos tengan que gastar lo que ingresan y no más. 

Nuevo:  ZH también se hace eco, y añade que de momento las medidas de "austeridad" han venido más por el lado de subir impuestos que de recortar gastos en el sector público. Precisamente lo contrario de lo que recomendaban los tan denostado liberales. Volvemos a recordar el modelo de 1920-21 frente al de 1929: Equilibrar presupuestos reduciendo gasto de forma drástica, reducir la carga fiscal para impulsar la inversión y  mantener la estabilidad monetaria. Ah, sí, y permitir el ajuste evitando RESCATAR a las entidades insolventes sustrayendo fondos a las que si son productivas.