martes, 27 de noviembre de 2007

Ni Bakunin, ni Koprotkin, sino Rothbard y Molinari




Nuestro amigo Ignacio Romero, como parte de un homenaje a Fernán-Gómez comenta lo bien que le caen los anarquistas, sobre todo "si en el fondo son de derechas". En España parece que el único anarquismo que se conoce es el anarco-sindicalismo del que hacen falsa gala algunos para maquillar su comunismo. Sin embargo existe toda una pujante corriente que no ha bebido de las fuentes de Bakunin y de la Comuna de Paris, sino de Rothbard y Juan de Mariana, de Gustave de Molinari y Jefferson. Para defender el Derecho Natural hay necesariamente que rechazar el Positivismo legalista y legitimista. Para entender la auténtica Justicia hay que rechazar el doble rasero y juzgar a gobernantes y Reyes con la misma vara de medir que se juzga a los súbditos.
Resumiendo, que se puede rechazar el Estado y respetar el Derecho de Propiedad. De hecho sin este último, es imposible la descentralización de poder y responsabilidad que propugnan los anarquistas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Libertarianism is based on the principle of non-aggression. It’s nothing more and nothing less.

What that means is quite simple.

You (and everyone else) has the right to do whatever they want with their person or property, as long as by doing so, they don’t infringe on other people’s right to do the same with theirs.

No aggression against person or property.

Period.

Javier Duro dijo...

No podría estar más de acuerdo. Siempre he sabido que corría este anarquismo por mis venas. La auténtica libertad moral del que sabe radicalmente que existe una Ley Natural, y confía en sus principios.
Seguid así, que del cerdo me gusta hasta los andares...