miércoles, 18 de junio de 2008

Una pizca de libertad...


Un poquito de competencia hace mucho. En Suecia, desde hace más de una década, existe el cheque escolar y la posibilidad para los padres de llevar a sus hijos al colegio que quieran, pagado por el Estado... el dinero público sigue al alumno.

La libertad tiene grados, el derecho de los suecos a elegir colegio tiene importantes limitaciones, sobre todo en precio. Si un colegio quiere recibir el cheque escolar, no puede cobrar más por ningún concepto, limitando sus posibilidades de ofrecer mejoras o extras o de competir por el mercado más exigente. Pero sí pueden competir en costes y en calidad. Demostrando que el mercado (más o menos) libre no sólo atiende las necesidades de los ricos. Hay ejemplos aún mejores de esto en África y la India, dónde incluso los más desfavorecidos prefieren pagar por algo que el Estado les "regala".

Tanto es así que ya han surgido cadenas de escuelas que aprovechan los adelantos tecnológicos, asemejándose más a un MBA que a una escuela tradicional, para ofrecer mucho más y mejor por el mismo precio. Es un ejemplo más de como sin libertad no hay experimentación ni innovación.

La propaganda, perpetuada por el propio régimen, nos cuenta que sin un sistema educativo controlado y manejado de forma centralizada, obligatorio y nominalmente gratuito, los más pobres no recibirían enseñanza. Es falso. Lo demuestra la experiencia histórica y lo demuestran miles de ejemplos en la actualidad. La enseñanza privada, ya sea sin o con ánimo de lucro, es mejor para los ricos y también para los pobres.

¿Para quién es buena la enseñanza pública? Para los mismos que la inventaron. Dictadores y propagandistas que sin ningún reparo confesaban, está ahí en las fuentes primarias, que su propósito era inspirar valores comunes: patriotismo, militarismo, obediencia... lo que fuese necesario para perpetuarse en el poder. Hoy día esto se traduce en transmitir la ideología dominante, o las "prioridades sociales" de moda. Lo que no admiten los ideólogos y tecnócratas es que sean las familias las que decidan que valores quieren transmitir... no se vayan a equivocar.

¿Nunca os habéis preguntado por qué los métodos de estudio son tan parecidos a los de hace 200 años?

3 comentarios:

naxo dijo...

es de lo peor que he podido leer en un Blog, !apesta¡. Claro que la educación privada es lo mejor para los pobres, vete allí donde no existe la publica a ver que indices de alfabetismo hay. PATETICO

Han Solo dijo...

nadie critica que el dinero sea publico, solo que exista competencia entre los centros... son totalmente compatibles

Anónimo dijo...

Me reitero en lo comentado, he vuelto a leer el articulo y añadir que en U.K el gobierno está teniendo que nacionalizar muchisimos colegios y escuelas privadas que por la crisis cierran y dejan a los chicos en la calle. Eso es un negocio, ¿no?, si la cosa no va bien recoge y vamonos, que a los chavales y su educación que les den.